Si a los activistas trans de verdad les preocupara el feminismo, respetarían los espacios exclusivos de mujeres

Escrito por MEGHAN MURPHY y publicado el 23 de noviembre de 2017 Tomado de

http://www.feministcurrent.com/2017/11/23/trans-activists-truly-cared-feminism-respect-womens-spaces/

Traducido por @IsaPuraVibra

Esta semana, la abogada y escritora Shon Faye, declaraba en el periódico The Guardian, que “la comunidad trans en Inglaterra ha sido sometida recientemente a furiosos ataques en los medios” — una ironía rozando lo irrisorio, si no fuera tan deshonesta. La verdad es que, a pesar de que muchas mujeres y periodistas en Reino Unido han estado, de hecho, hablando sobre cuestiones relacionadas con la transición de niños, con cambios propuestos en la Ley de Reconocimiento de Género, con potenciales conflictos entre identidad de género y los derechos de las mujeres, y con los ataques hacia quien cuestiona la ideología de la identidad de género, estos artículos y ese activismo no constituyen en absoluto un ataque a la gente que se identifica como trans.

shon-faye

En cambio, esta semana, se canceló una charla de la autora de Transgender Children and Young People: Born in Your Own Body (Niños y jóvenes transgénero: nacido en tu propio cuerpo) y portavoz del Women’s Equality Party (Partido de las Mujeres por la Igualdad), Heather Brunskell-Evans, en relación a la pornografía y la sexualización de mujeres jóvenes, después de que ella cuestionara la transición de niños. Hace un par de semanas, se canceló una conferencia que la periodista Julie Bindel había programado dar sobre su nuevo libro, The Pimping of Prostitution: Abolishing the Sex Work Myth (El predominio de la prostitución: abolir el mito del trabajo sexual), en la Universidad St. Edward’s de Texas, debido supuestamente a su postura sobre la identidad de género, y su apoyo a los espacios exclusivos para mujeres. Anne Ruzylo, una mujer dirigente del Partido Laborista, sufrió meses de acoso de un compañero de partido, y tachada de “tránsfoba”. Fue empujada a dimitir la semana pasada y aunque todos los miembros del comité ejecutivo renunciaron en solidaridad con Ruzylo, poco después, el joven trans responsable del acoso, fue elegido Dirigente de Mujeres de su sección. El mes pasado, a Linda Bellos, una veterana activista feminista y lesbiana, le fue retirada la invitación para hablar en la Universidad de Cambridge tras decir que planeaba cuestionar públicamente “algunas políticas trans … que parecen afirmar el poder de aquellos previamente designados como hombres, para decirle a lesbianas, y especialmente a lesbianas feministas, qué decir y qué pensar.”

En otras palabras, está bastante claro quién está sufriendo un ataque en el debate transgénero: las mujeres.

En su intervención, Faye descarta la idea de que permitir el acceso a hombres que se identifican como trans a lugares exclusivos de mujeres –como refugios para víctimas de violación y casas de acogida-, representa un conflicto, en términos de derechos de las mujeres. “Las mujeres trans viven bajo el mismo sistema patriarcal que el resto de mujeres” argumenta, momentos después de admitir que los derechos de carácter sexual de las mujeres están enormemente basados en su poder reproductivo. De hecho, la opresión de hombres a mujeres bajo el patriarcado, comenzó como un medio de controlar la capacidad reproductiva de las mujeres. Como tales, las mujeres, desde su nacimiento, son forzadas a formar parte de una jerarquía impregnada de género que las trata como subordinadas. Mientras, Faye experimentará un tratamiento diferente como hombre no conforme con su género; no es cierto que el motivo de ese tratamiento sea el mismo, o que sus necesidades sean las mismas que las de las mujeres, como ella afirma.

Faye ha estado viviendo como una autodefinida mujer trans por dos años, lo que significa que durante veintisiete, ha vivido socializado como hombre, y ha recibido todo el poder y el privilegio que los hombres tienen bajo el patriarcado. No tiene idea de qué significa tener miedo de quedarse embarazada, ser menospreciada, ser discriminada en el trabajo, vivir con miedo a ser violada o abusada en privado o en público, desde que era una niña. El hecho de que Faye sea completamente indiferente y no empática con el impacto que su presencia, o la de otro hombre identificado como trans, pueda tener en un espacio específicamente designado para mujeres que escapan de la violencia masculina, demuestra precisamente esto. Se siente con derecho a acceder específicamente a estos espacios porque no entiende la amenaza que los hombres suponen para las mujeres, ni hasta qué punto la socialización impregnada de género moldea las experiencias de las mujeres y el comportamiento de los hombres.

El shelter movement (movimiento refugio) se creó por feministas en los 1970s — una época en las que los hombres podían pegar a sus mujeres impunemente. El abuso doméstico se consideraba un “asunto privado”, y tanto la policía como los legisladores lo ignoraban. Las mujeres no tenían más opción que crear espacios para protegerse unas a otras y para sanarse. Incluso hoy, los abusadores rara vez son tenidos en cuenta por sus comunidades o por el sistema judicial.

Pero las casas de acogida construidas por mujeres no eran solo lugares seguros para mujeres y sus hijos, sino también espacios para el crecimiento consciente y la organización política. Es en organizaciones como Vancouver Rape Relief (Consuelo para violaciones de Vancouver) y el Women’s Shelter (Refugio de mujeres), el centro de atención de violaciones más antiguo de Canadá, que las mujeres aprenden que no están solas, que no hay nada malo en ellas, y que la violencia a la que fueron sometidas es sistémica. En otras palabras, el movimiento refugio ha sido clave en el movimiento de liberación de la mujer –estos eran (y siguen siendo) lugares en los que las mujeres protegen a otras mujeres, sin contar con los hombres ni con el Estado, y donde se les ofrece la oportunidad de politizar todo lo que han sufrido como clase oprimida.

Efectivamente los hombres identificados como trans también están en riesgo de sufrir violencia masculina, pero les toca a ellos crear los servicios, comunidades, y apoyos propios que necesiten. Las mujeres han luchado mucho, y continúan haciéndolo, para financiar y mantener sus propios servicios y espacios, constantemente bajo ataque, ahora, aparentemente más que nunca. Las que nacimos mujer tenemos necesidades y experiencias específicas bajo el patriarcado –necesidades y experiencias que difieren de las de hombres que hacen una transición a “mujer trans”. El riesgo de permitir el acceso a cualquier hombre que declare “sentirse mujer” en espacios seguros para las mujeres es amplio. Que Faye exprese indiferencia con respecto a ese riesgo solo demuestra su socialización masculina y su incapacidad para empatizar con la realidad material de las mujeres.

Faye escribe, “Siento la llamada de la solidaridad con otras mujeres en la lucha contra esto, siempre que sea posible”, pero si fuera realmente un aliado de las mujeres, respetaría nuestra autonomía, nuestra lucha de décadas por derechos y justicia, y los espacios que creamos para nosotras y nuestras hermanas.

Los hombres que se identifican como trans merecen derechos, apoyo, y servicios, igual que el resto, pero no a costa de las mujeres.

 

MEGHAN MURPHY

FUNDADORA & EDITORA

MEGHAN MURPHY Es una escritora y periodista independiente. Ha realizado podcasts y escrito sobre feminismo desde 2010 y ha publicado trabajos en numerosas publicaciones nacionales e internacionales, incluyendo News Statement, Vice, Al Jazeera, The Globe and Mail, I-D, Truthdig, y más. Megan completó un master en el departamento de Género, Sexualidad y Estudios de Mujeres, en la Universidad Simon Fraser en 2012, y vive en Vancouver B.C., con su perro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s